OGP Euskadi. I-lab de innovación en participación ciudadana

10 de Enero 2020
Ilab OGP Euskadi TIPI.JPG

“El gran reto que nos hemos propuesto es diseñar un laboratorio de innovación en participación ciudadana, y hacerlo además de forma colaborativa, es decir, no como se hacen tradicionalmente las cosas en las instituciones.”

Comienza la segunda fase del proceso para la creación del I-lab de innovación pública sobre participación ciudadana. El I-lab es un espacio desde el que apoyar y favorecer la innovación en participación y es uno de los compromisos adquiridos por distintas instituciones de la Comunidad Autónoma del País Vasco al entrar en la Alianza para el Gobierno Abierto. Pero antes de contar lo que hemos hecho, un poco de contexto.

La Alianza para el Gobierno Abierto es una organización internacional de referencia cuyo fin es evaluar y desarrollar mecanismos para fomentar gobiernos “más abiertos, responsables y sensibles a la ciudadanía”. En abril de 2018 Euskadi fue seleccionada como una de las 20 regiones de todo el mundo para participar en su Programa para Gobiernos Locales y esto trajo consigo el reto de elaborar y poner en marcha el Plan de acción para el gobierno abierto en Euskadi 2018-2020 para avanzar en el logro de un gobierno más abierto. Este plan, cocreado con la ciudadanía, incluye cinco compromisos con sus correspondientes grupos de compromiso: Rendición de cuentas a través de planes de mandato; Open data Euskadi y Linked open data; I-lab de participación ciudadana; Open Eskola: escuela abierta de la ciudadanía para la Gobernanza Pública; y Sistema vasco de Integridad. Y es en ese tercer compromiso donde nos situamos.

Desde noviembre de 2018, estamos dinamizando el Grupo Compromiso 3, compuesto por personas de nuestro territorio que participan tanto en representación de organizaciones o instituciones (públicas o privadas) como a título personal. Durante la primera fase, concluida en julio de 2019, se trabajó sobre la conceptualización y el modelo de gobernanza del I-lab, tratando de responder a retos como: definir el objetivo y la entidad de un proyecto como el I-lab; ver cómo gestionarlo de forma participada; detectar los temas que más preocupan e interesan a la ciudadanía; incorporar diferentes visiones en torno a la participación; llegar a las personas que habitualmente no participan; habilitar nuevos canales, métodos, herramientas y modelos participativos que sean flexibles y sean de una manera u otra innovadores.

El punto de partida fue un cuestionario realizado a los integrantes del Grupo Compromiso 3, seguido por una serie de sesiones de co-diseño para definir el “qué”, el “para qué” y los “cómos” del I-lab, es decir: su definición y objetivos, sus agentes y forma de organización, y sus posibles servicios y mecanismos de trabajo. Este proceso de definición estuvo apoyado por un mapeado elaborado por ColaboraBora en colaboración con Arantxa Mendiharat, que, en base a unos parámetros establecidos por el grupo, recogió distintas experiencias a nivel internacional para ayudar a definir el I-lab de Euskadi. Durante el proceso se ideó y creó conjuntamente, se filtraron posibilidades y se debatió hasta dar con una propuesta consensuada y ajustada a las posibilidades y compromisos de los agentes implicados en su desarrollo. Esta propuesta, fue a su vez, contrastada y ajustada en un Foro Abierto que tuvo lugar en junio. El resultado se puede consultar aquí.

Paralelamente, entre abril y mayo se hizo una convocatoria on-line para recoger propuestas de proyectos piloto que pudieran desarrollarse como los primeros experimentos del I-lab, y se publicó también un cuestionario para definir los criterios de selección que los pilotos del I-lab deberían cumplir. Como resultado de todo este trabajo se han seleccionado cuatro proyectos piloto que a día de hoy están en marcha.

Desde ahora hasta julio de 2020, en TIPI nos encargaremos de seguir dinamizando el Grupo Compromiso 3 en coordinación con los pilotos, de forma que, tanto las buenas prácticas detectadas como los aprendizajes extraídos, puedan extenderse a otros procesos que quieran mejorar e innovar en su forma de enfocar la participación.

Seguiremos informando.